micropigmentación vs tatuaje
General,  Recomendaciones,  Tratamientos

Diferencias entre la micropigmentación y el tatuaje

La técnica de la micropigmentación y el tatuaje se confunden en muchas ocasiones, pero son técnicas totalmente diferentes, es interesante conocerlas. Son diferentes por muchos motivos: no se trata del mismo procedimiento, no se utilizan los mismos pigmentos y la aparatología empleada es también diferente.

La piel de nuestro cuerpo está compuesta por tres capas. La epidermis, os parte más superficial, que se encuentra en contacto directo con nuestro entorno. Su función principal es protegernos de agresiones externas (como puede ser el propio impacto que supone la aguja de micropigmentación al entrar y salir de la piel). De hecho, el motivo por el que la micropigmentación se borra más rápidamente es porque si trabajamos en una capa de piel muy superficial y el pigmento no quedará fijado, al renovarse esta con mayor frecuencia.

Aquí está la clave, ya que deberemos insertar el pigmento en la epidermis más profunda (estrato basal), de esta forma podremos garantizar la correcta fijación del resultado por nuestra parte. No obstante, el cliente debe cumplir con los cuidados posteriores al microblading o micropigmentación (son muy similares), para que el resultado global sea satisfactorio.

En el siguiente nivel encontramos la dermis, que proporciona elasticidad y resistencia a la piel debido principalmente al colágeno.

Por último encontramos la hipodermis,  es la capa más profunda y espesa de la piel. En esta capa se almacena la grasa, y por tanto si realizáramos la técnica de micropigmentación sobre ella, el resultado quedaría borroso debido a este exceso de grasa. Además, podríamos traumatizar en exceso la zona y causar un dolor innecesario al cliente.

Diferencias entre micropigmentación y tatuaje

Como hemos hablado hasta ahora, a pesar de que las técnicas de micropigmentación y tatuaje con parecidas, tienen diversas diferencias que debemos tener en cuenta:

  1. La más importante es el tiempo. La duración del tatuaje es permanente, mientras que la micropigmentación es semipermanente. Un tatuaje se puede ir debilitando, pero aguantará décadas sobre nuestra piel. Sin embargo, en el caso de la micropigmentación la cosa cambia. En el caso de cejas, labios y areolas el tratamiento puede durar entre 2 y 4 años, y en el caso del eyeliner (contorno de ojos) hablamos de algo más, de 4 a 7 años.
  2. Los tatuajes se realizan a mayor profundidad en nuestra piel. La tinta se deposita en capa intermedia, la dermis, justo por encima de la hipodermis. Este es el motivo por lo que es una técnica mucho más agresiva para nuestro tejido. Las agujas que se utilizan en técnicas de tatuaje, pueden profundizar hasta 2 milímetros por debajo de nuestra piel, mientras que con la técnica de la micropigmentación la aguja utilizada y diseñada para tal fin (dermógrafo) llega solo a penetrar alrededor de unos 0,2 o 0,5 milímetros en la epidermis. El dermógrafo está especialmente diseñado para trabajar en zonas del rostro con una piel muy fina, como los párpados, ojeras, cejas, labios, etc.
  3. La última diferencia importante entre la micropigmentación y el tatuaje son los pigmentos utilizados. En la micropigmentación, empleamos pigmentos más selectivos que cumplen una serie de normas de Sanidad muy específicas. Además son pigmentos hipoalergénicos, que evitan cualquier tipo de inconveniente en nuestras pacientes.