General,  Tratamientos

Cuidados que debemos tener tras la micropigmentación de cejas

La micropigmentación de cejas en Málaga es uno de los tratamientos de belleza más demandados en los últimos años. Se trata de un método semipermanente con el que puedes conseguir repoblar las cejas y definirlas mejor y, así, aumentar el brillo de tu mirada.

Muchas mujeres sienten que tienen el vello débil en la zona de las cejas y, por tanto, se ven obligadas a pintarse a diario. Pero claro, maquillarse cada día termina siendo un proceso tedioso. Por ese motivo, desde MicroEstética ponemos a disposición de nuestras pacientes, un tratamiento definitivo para que nunca tengas que pintarte de nuevo: la micropigmentación de cejas.

En este post te ofrecemos una serie de consejos para cuidar tus cejas después de un tratamiento de micropigmentación con nosotros…

El hielo te puede ayudar

Uno de los mejores aliados para el cuidado de tus cejas tras un tratamiento de micropigmentacion es el hielo. Así de fácil. La técnica de micropigmentación se basa en la inyección de pigmentos muy pequeños en la piel y, por tanto, se produce una leve hinchazón en la zona tratada. Esto puede paliarse eficazmente aplicando un poco de hielo en la zona de las cejas afectada.

No te rasques

Evitar rascarte la zona ¡por mucho que pique después del tratamiento no lo hagas! .

Ojo con el maquillaje

El maquillaje o los cosméticos que usas normalmente deberán guardarse durante un tiempo después de haberte sometido a este tratamiento. En todo caso, siempre se pueden usar cosméticos naturales sin aluminio ni elementos nocivos y agresivos, pero pasado un tiempo.

Es importante que este consejo lo cumplas a rajatabla ya que, sino, la zona podría infectarse. Durante los primeros días evita usar cualquier tipo de maquillaje hasta que tu ceja no se haya cicatrizado al 100%.

Protégete del Sol

Durante la primera semana de cuidados es fundamental que te protejas al máximo de los nocivos rayos UVA del Sol aunque, lo más recomendado, es que estés completamen protegida de 3 a 6 semanas. Hay que tener en cuenta que el contacto con el Sol puede estropear los pigmentos introducidos en la piel y, por tanto, modificar tanto la coloración como el resultado final obtenido.

Aplícate siempre protección solar factor 50 y usa gorritas o pañuelos para evitar el contacto directo con el Sol durante las primeras semanas.

Evita el mar y las piscinas

Debes tener en cuenta que no podrás bañarte después del tratamiento de micropigmentación, por lo que si te sometes al tratamiento en verano, tendrás que prever este detalle.

El cloro y las bacterias que hay piscinas, mares o lagos pueden penetrar en tu herida y producir una infección, pero además, debido al contacto del agua, la micropigmentación puede no cicatrizar correctamente.